La pagina web de "Ataxia y atáxicos" (información sobre ataxia, sin ánimo de lucro) es: http://www.ataxia-y-ataxicos.es/


lunes, 20 de agosto de 2018

Mecanismo detrás de la enfermedad de ataxia rara encontrado por científicos del NIEHS

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Por Robin Arnette ... para "factor.niehs.nih.gov" ... (para ver el original, en inglés, pinchar en el enlace "fuente" ... al final del artículo).
(Traducción al español de Miguel-A. Cibrián).

Los afectados por un trastorno raro, conocido como ataxia con apraxia oculomotora 1(AOA1), tiene problemas para coordinar los movimientos corporales, y dificultad para caminar. Tampoco pueden mover los ojos de un lado para otro, y deben usar su visión periférica para ver, girando la cabeza... No existe un tratamiento específico para esta afección debilitante, aunque investigadores de NIEHS ahora han informado del mecanismo que subyace detrás de esta enfermedad.


El Dr. Scott Williams es subdirector del Laboratorio de Integridad Genética  Biología Estructural del NIEHS y jefe del Grupo de Biología Estructural Celular. (Foto cortesía de Steve McCaw)
Los resultados, publicados el 22 de junio de 2018 en la revista de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO), son una continuación de su investigación sobre la aprataxina, artículo editado en la revista 'Nature'.

El equipo dirigido por el investigador del NIEHS Scott Williams, y su colega Percy Tumbale, han demostrado cómo la proteína aprataxina reconoce el daño, o las lesiones del ADN, y cómo se inactiva la aprataxina en los afectados por AOA1.

Usando estudios bioquímicos y estructurales, encontraron que en AOA1, las mutaciones de la aprataxina afectan a la estabilidad de la proteína, como a las proteínas de reparación ligadas al ADN, y a la velocidad de la reacción química conocida como catálisis... El equipo también descubrió una mutación dominante que afecta a la reacción enzimática que normalmente revierte los daños al ADN.

"Si la aprataxina está inactiva y no está haciendo su trabajo, tendrá un impacto en la función de reparación del ADN en las células, y causará AOA1", según Tumbale. "Nuestra caracterización de los mutantes AOA1 puede ayudar a explicar por qué existe una gama de síntomas en estos pacientes, desde el inicio temprano hasta el inicio tardío", añadió.

Cuña para reparar el daño:

Williams dijo que, cuando la aprataxina funciona correctamente, usa un proceso de corte en cuña para reconocer el daño en el ADN y crear un pliegue en él. Como un carpintero que usa una cuña triangular para abrir una pieza de madera, la aprataxina se adhiere al daño del ADN, lo tuerce 90 grados, y luego corta la lesión... "El daño del ADN implica lesiones voluminosas que se desarrollan en los extremos del ADN", según Williams. "El mecanismo de acuñamiento permite a la aprataxina exponer los extremos de ADN dañados, y hacer posible que otras proteínas de reparación del ADN tengan acceso con tales fines".

Viviendo con AOA1:

Cuando la aprataxina no funciona adecuadamente, da lugar a AOA1, un trastorno poco frecuente que afecta a una de cada 100.000 personas. Williams y Tumbale dijeron que, a medida que los afectados envejecen, experimentarán una degeneración del área del cerebro, conocida como cerebelo, lo cual es una característica de muchos otros otros trastornos de reparación del ADN.

La Dra. Percy Tumbale es becaria del 'Intramural Research Training Award (IRTA)' en el equipo de Williams. (Foto cortesía de Steve McCaw)
Tumbale, que recibió una beca de investigación de la 'National Ataxia Foundation (NAF)' ha tenido la suerte de poder asistir a algunas de las reuniones de la organización... Afirma que conocer a los pacientes de AOA1 y a sus familias, ha cambiado su perspectiva: Se ha dado cuenta de que en lo que estaba trabajando podría llevar a cambios positivos en sus vidas... "Realmente aprecian que alguien esté tratando de entender su enfermedad, y eso me motiva a trabajar más", dijo Tumbale... "Afortunadamente, estos hallazgos llevarán a un tratamiento para ayudarlos algún día", añadió.

Fuente, en inglés: https://factor.niehs.nih.gov/2018/8/feature/feature-2-mechanism/index.htm

******************

viernes, 17 de agosto de 2018

Deseos, sueños, y temores'

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Bartolomé Poza Expósito, paciente de Ataxia de Friedreich, residente en Barcelona.

Notas del administrador del blog:
Debido a la progresión de la enfermedad, Bartolomé ya no está en condiciones para usar ordenador. Este poema está fechado en abril del 2007, y forma parte de su libro 'Sentimientos de una vida'.
Bartolomé nació, y vivió hasta en los 25 años, en Jódar (provincia de Jaén)... Reside en Barcelona...
Es este poema se puede apreciar cómo Bartolomé pone en verso sus sentimientos provocados por la situación personal en un momento de progresión de su ataxia bastante avanzado.



*****

¡Qué bella es la vida, con deseos, sueños y temores!
El silencio se impone por ley divina.
Vivir mata con mirada de ángel y cara de niña traviesa.
En la vida, con original belleza,
brilla la ventura en pedestal de fulgores peregrinos.

Réquiem por un bellísimo recuerdo,
hijo de uno mismo en la evocación:
Sensible, por convicción en esta vida,
las pupilas, azules como el cielo,
se reflejan en sí mismas
un mundo de nostalgias,
dando vida, con el recuerdo,
a un ángel del cielo.

Más presto que el hálito de la existencia:
los pensamientos son enajenaciones
que mueven a risa y conmiseración,
porque el letargo cinético me confina.
Aunque sea un precepto endiosado,
debo, con bizarría,
ser humildemente sincero:

Rime o no,
sea prosa o verso,
poesía o sentimientos,
¡qué más da!
¡Llega la inspiración, cuando llega,
y a ella me debo prodigar!
El corazón se dilata y estremece
en su acompasado latir con...
deseos, sueños, y temores.

Sé que cuanto escribo puede gustar, o no.
¿Quién sabe...?
Depende de la sensibilidad del lector
sentir en su corazón,
armonía, ternura, lisonja, con...
deseos, sueños y temores.

Una debla se oye
en el crepúsculo de una tarde soñada,
latidos del corazón, gozosos:
son brumas que, en silencio,
impregna el recuerdo de una bella época
de afinidad añorada y no perdida.
En la vida resurgen con...
deseos, sueños y temores.

El alma estimula lejanos recuerdos.
La imaginación, desasida de la materia,
echa a volar la fantasía por espacios irreales
oyendo cantar una malagueña:
Eco en el aíre acuna con vibraciones
que el ánima lastiman con...
deseos, sueños y temores.

Mirando hacia atrás sin ira en el inconsciente,
vive una antigua melodía:
Su letra incita a la ensoñación:
'Amantes en la noche':
su perfil cubre con invisible opaco velo.
Un rayo de luna rasga la cóncava nube oscura:
todo se presta al delirio...


Amor fugaz salir no quiere
para que él no venga, y ella pueda ir.
Tú vendrás con la pálida luz de la luna,
que, oculta en un eclipse total,
desaparece en la oscuridad del firmamento.
Son las doce de la noche
la hora de acontecer el evento...

Hora de brujas y encantamientos: La vi dormir.
Cerré los ojos de vergüenza al contemplar tanta belleza.
Parecía que, por cada ojo iban a salirse todas las estrellas del cielo.
Sólo son entelequias... pasiones con...
deseos, sueños y temores.

Con decoro,
dejé de mirar hermosura tan divina,
creyendo lastimar a las estrellas.
En sus profundos y celestes ojos,
se veía un mundo de matices profundos,
diáfanos y cristalinos,
entre los cuales la vida se pierde con...
deseos, sueños y temores.

Incansable,
cual Quijote enamorado de Dulcinea de la vida,
cabalgo en alado Rocinante
por deliciosos cielos de nubes vaporosas,
con las alforjas henchidas de vacilaciones,
ilusiones, gozos, fantasías, y anhelos:
¡Deseos, sueños y temores!.

Esbozan mis labios una imperceptible sonrisa.
Vedijas de seda acarician el rostro.
En alas del viento,
el alma goza de sus más íntimos secretos.
El corazón no cabe en el pecho de contento,
y se refugia en...
deseos, sueños y temores.

Una lejana nota del eco de un suspiro
se oye trémulo con el sonoro sonido
de una espingarda hiriendo el oído.
Reconocido por el sentimiento dormido,
salta cual gamo por el galgo perseguido por...
deseos, sueños y temores.

Se consume la apetencia insaciable de salud,
como claveles rojos en manos del jardinero...
es la enfermedad.
Entre nobles ópalos, estrellas, y luceros,
el corazón, con brillo de turquesa,
dulcifica sus latidos con...
deseos, sueños y temores...

Ser realista, es principio de sabiduría.
¡Qué sarcasmo...!
Soy sensato, y sabio en dolencias.
La sapiencia me falla:
escribiendo soy un simple lacayo,
cuyo umbral no ha podido traspasar con...
deseos, sueños y temores.

¡Cuánta ventura quisiera reflejar
al escribir una cuartilla de papel,
que mis ojos puedan ver a diario,
dando sosiego al alma de quien lo padece,
y enmendar el entuerto
impuesto por la naturaleza!, con...
deseos, sueños y temores.

Mas no puede ser.
La complacencia desterré del alma,
y en ella anidó el desagrado.
Si mis versículos ayudan a alguien
a tener esperanza e ilusión,
mi epístola no habrá sido en vano, con...
deseos, sueños y temores.

Tal vez sea un deseo.
Fugitiva vitalidad,
serpeo en límpidas aguas de ensoñación:
sediento de divina diosa de la poesía,
que no entiendo,
envuelto me veo, día sí, día también,
en cáliz de aguamiel,
amor y dicha, con...
sueños, deseos y temores.

El sol se oculta...
la sombra baja por la falda de la colina.
La brisa gime, por la delicia del frescor,
entre los arbustos de la rivera del río
de aguas saltarinas, que corren
entre helechos frondosos.
Es deleitable con...
deseos, sueños y temores.

Me siento viento...
viento que del árbol despoja las hojas,
creando un collar de pétalos
de esperanza e íntimo goce,
nacer de la marchita broza,
¡bella vida!:
exhalar el último suspiro al declinar el día...
donde el gozo cobija...
deseos, sueños y temores.

Deseos y apetencias de conocer entes:
mi vida es un volcán de sentimientos
incapaces de caber en mi corazón
y poder deleitarse de lo que carezco.

Sueños que nacen en el alma
con la furia de un amor en celo,
hechos y escenas revividas:
ilusiones y deseos.
¡La realidad está fuera de mi alcance!
Temores al apreciar, día tras día,
el deterioro que estoy viviendo...
llevado con cierta rebeldía,
encadenado por el dolor y la invalidez,
pero llevando mi cruz con dignidad.

********************

jueves, 16 de agosto de 2018

Un estudio arroja luz sobre una ATAXIA neurodegenerativa rara que se manifiesta en la infancia

Blog "Ataxia y atáxicos".
Extraído de 'Ataxias Galicia ... original en: http://blog.ataxias-galicia.org/2018/08/un-estudio-arroja-luz-sobre-una-ataxia.html

13 de agosto de 2018.


Los doctores del instituto de investigación de salud Biocruces - Bizkaia, Paolo Bonifazi y Miri Goldin han participado en una investigación que arroja nueva luz sobre el mecanismo subyacente a la ataxia-telangiectasia, una enfermedad neurodegenerativa rara de origen genético.

Esta enfermedad se manifiesta en la infancia temprana y está causada por una mutación en el gen ATM, responsable de gestionar diferentes respuestas contra el daño celular, incluida la reparación del ADN, según ha informado Osakidetza en un comunicado.

El trabajo Bonifazi y Goldin, publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)' y basado en los análisis realizados sobre los circuitos del cerebelo de un modelo de ratón transgénico, ha permitido poner de manifiesto el papel fundamental desempeñado por los astrocitos en la patogénesis de la enfermedad... Los astrocitos son células normalmente presentes en la mayor parte de tejidos del sistema nervioso, y contribuyen de forma esencial a la supervivencia de las neuronas y a la estructuración de los circuitos cerebrales.


PROBLEMAS DE COORDINACIÓN

La ataxia-telangiectasia se caracteriza por la aparición progresiva de problemas de coordinación motora (incluyendo dificultades para caminar, mover los ojos, hablar o tragar), asociados a dilataciones anormales de los vasos sanguíneos de pequeño calibre (telangiectasias).

En la actualidad, no existen tratamientos modificadores del curso de la enfermedad y su pronóstico es malo, ya que muchos pacientes fallecen antes de la tercera década de vida debido a complicaciones respiratorias.

AVANCES

En su estudio, los doctores Bonifazi y Goldin han demostrado que el reemplazo de astrocitos disfuncionales (afectados por el defecto en el gen ATM) por astrocitos sanos permite que las neuronas del ratón enfermo funcionen normalmente, mientras que el mantenimiento de la interacción de astrocitos disfuncionales con las neuronas sanas induce, en las últimas, un funcionamiento anómalo y su muerte temprana.

Los autores del estudio afirman que este trabajo proporciona una nueva evidencia sólida sobre la relevancia determinante de los astrocitos y las células gliales en la fisiopatología y la organización estructural-funcional de los circuitos del sistema nervioso.

Estos hallazgos están en línea con estudios similares en enfermedades neurodegenerativas más comunes y con mayor impacto social, como el Alzheimer o el Parkinson, y dan un mayor soporte científico a las líneas de investigación que buscan revertir o bloquear la degeneración y muerte de las neuronas, manteniendo la salud de las células de la glía, que garantizan el ambiente y las funciones adecuadas de las neuronas.

Fuente: http://m.deia.eus/2018/08/09/sociedad/euskadi/osakidetza-participa-en-un-estudio-sobre-la-reversion-de-la-degeneracion-neuronal

********************

miércoles, 15 de agosto de 2018

Un descubrimiento en plantas puede ayudar a descubrir el mecanismo genético, para posibles terapias en ataxia de Friedreich

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Ana Pena ... para "friedreichsataxianews.com" ... (para ver el original, en inglés, pinchar en el enlace "fuente" ... al final del artículo).
(Traducción al español de Miguel-A. Cibrián).

01 de agosto de 2018.


Un descubrimiento realizado en plantas puede arrojar luz sobre el mecanismo genético que subyace en la Ataxia de Friedreich, y abrir la puerta a nuevas formas de tratar la enfermedad, informa un estudio... Observando alteraciones genéticas en plantas, similares a las encontradas en el gen FXN en humanos, los investigadores descubrieron cómo la expansión repetida del ADN dentro de un gen responsable de su expresión, o producción de proteínas, puede determinar las consiguientes manifestaciones de enfermedad.

El estudio: “RNA-Dependent Epigenetic Silencing Directs Transcriptional Downregulation Caused by Intronic Repeat Expansions” (El silenciamiento epigenético dependiente del ARN dirige la regulación descendente transcripcional causada por expansión de repeticiones intrónicas), ha sido publicado en la revista 'Cell'.

La Ataxia de Friedreich es causada por mutaciones en el gen FXN, las cuales en gran medida reducen la cantidad de proteína frataxina que se produce dentro de las células y que, por mecanismos aún desconocidos, conducen a los síntomas de la enfermedad.

Un segmento del gen FXN contiene un tramo de ADN llamado trinucleótido GAA, que se repite varias veces seguidas... La mayoría de las personas tienen un número bajo de tales repeticiones, menos de 12... en algunos, sin embargo, el gen puede tener hasta 33 repeticiones, y aún se considera normal... No obstante, en los pacientes con Ataxia de Friedreich, el segmento GAA se repite de 66 a más de 1.000 veces... Sorprendentemente, la amplitud de la repetición de trinucleótidos GAA parece correlacionarse con la progresión de la enfermedad: Cuanto más largo es el estiramiento de las repeticiones, más prematura es la edad al inicio de los síntomas, y mayor la severidad de la enfemedad y la velocidad de progresión.

Ahora, un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Biológicas de Monash, en Australia, podría haber descubierto por qué un número excesivo de repeticiones GAA estropea la expresión del gen FXN en la Ataxia de Friedreich: Estudiando en laboratorio un caso paralelo de deficiencia genética en un modelo de plantas, llamado Arabidopsis, muestran que las expansiones repetidas dentro de un gen conducen a la acumulación de pequeños mensajeros genéticos llamados ARN... Estos pequeños ARN terminan desencadenando un mecanismo conocido como silenciamiento epigenético, que bloquea la expresión del gen que alberga las repeticiones.

"Hemos señalado al menos 11 genes diferentes en este proceso, y es notable que si perturbamos estos genes podemos eliminar los impactos negativos de esta mutación, al menos en las plantas", dijo en un comunicado de prensa, Sridevi Sureshkumar, investigador Ciencias Biológicas de la Escuela Monash, y primer autor del estudio.

Si bien se han realizado esfuerzos para desarrollar terapias que contrarresten directamente el silenciamiento del gen FXN, como la terapia génica, o los tratamientos basados en ARN, esto sigue siendo difícil, en parte porque no ha quedado claro cómo las repeticiones reducen la expresión del FXN... Ahora que los investigadores han descubierto por qué ocurren repeticiones similares en un gen en las plantas, esto puede despejar el camino para desarrollar nuevas terapias para tratar la Ataxia de Friedreich.

"Esta investigación tiene importantes implicaciones para nuestra comprensión de cómo la mutación genética que subyace en la Ataxia de Friedreich provoca daños en el sistema nervioso y, por lo tanto, los síntomas de esta afección", según Martin Delatycki, clínico e investigador del 'Murdoch Children's Research', instituto que ha estudiado la ataxia de Friedreich durante varios años... "Esto puede llevar a tratamientos que se necesitan desesperadamente para este devastador desorden", añadió.

El estudio es un buen ejemplo de cómo los descubrimientos científicos realizados en organismos distantes pueden ayudarnos a aprender más sobre cómo funciona nuestro propio cuerpo y por qué se enferma... "Los pequeños ARN se descubrieron por primera vez en las plantas, pero luego se descubrió que juegan un papel importante en todos los organismos, incluidos los humanos", dijo Detlef Weigel, biólogo de plantas de renombre, y miembro de la 'Royal Society del Instituto Max Planck', en Alemania.

Como resultado, este estudio basado en plantas ha logrado descubrir un vínculo importante con un fenómeno que es muy relevante para una enfermedad genética humana. Y esto sólo fue posible "porque los experimentos que pueden llevarse a cabo en plantas, simplemente no son posibles en humanos", añadió Weigel.

*****

Aclaración: 'Friedreich's Ataxia News' es estrictamente un sitio web de noticias informativas sobre la enfermedad. No proporciona consejo médico, diagnóstico, ni tratamiento. Su contenido no pretende ser sustituto de la opinión médica... Siempre, busque el asesoramiento de su Dr. ante cualquier cuestión respecto a la salud... Nunca ignore los consejos médicos, o demore en buscarlos debido a algo que haya leído en este sitio web.

Fuente, en inglés: https://friedreichsataxianews.com/2018/08/01/plant-discovery-may-have-implications-friedreichs-ataxia-study/

******************

martes, 14 de agosto de 2018

El perrito de cristal

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Miguel-A. Cibrián), paciente de Ataxia de Friedreich.

*****

Nota previa: Este precioso cuento lo escribí a principio de la década de 1990... sin duda cuando tenía más alma de niño que ahora.

Luis y Adela eran dos niños de cinco y cuatro años, respectivamente, que fueron a pasar con unos familiares la primera tarde de las vacaciones navideñas. Sus primos se llamaban Carlos y Ana. Carlos tenía la misma edad de Luis, aunque por pocos meses era mayor que él. Anita era la más joven de los cuatro: apenas había cumplido cuatro años.


Los niños estaban jugando a las cartas en torno a la mesa de la sala de estar cuando apareció por la puerta la dueña de la casa, y dijo:
- Me voy. No hagáis fechorías.
Y dirigiéndose a Luis y a Adela añadió:
- Cuando vuelva, ya os llevaré a casa. ¡Hasta la vuelta!
E hizo el clásico ademán de besar su propia mano en las yemas de los dedos y lanzarles el beso, pero tuvo buen cuidado de no rozar su boca para no estropear la pintura de sus labios.

- ¿Dónde va? -preguntó Luis cuando su tía ya había cerrado la puerta.
- A trabajar -contestó Carlos sin titubeos.
- ¡No. Va a escribir cartas! -corrigió Anita, en un tono que no sentó nada bien a su hermano.
- ¡Y qué más da escribir cartas que trabajar! ¡Si es secretaria! -replicó Carlos molesto por la corrección absurda e ignorante de su hermana-. ¡Roba y calla!.
En realidad Carlos estaba indignado, porque siempre perdía, y culpaba de ello a su hermana, que era su pareja en el juego, gritándole:
- ¡Triunfo! Tira triunfo.
Y, cuando su hermana tiraba, de nuevo volvía a poner el grito en el cielo:
- ¡Ah, copas! ¡No! Eso no. ¡Triunfo es oros! ¿No lo ves?.
- Si me has dicho que triunfo era copas -dijo Anita con la voz entrecortada y conteniendo el llanto aturdida por los gritos de su hermano.

- Eso era antes, en el pasado juego. Ahora son oros -contestó Carlos, airado, mientras revolvía todas las cartas de la baraja-. ¡Así no se puede jugar!.
- ¡Tramposo! ¡Que eres un tramposo! -insultó Adela-. ¡Tiras las cartas porque pierdes!.

- Pon la televisión a ver si hay dibujos animados -dijo Luis, harto de jugar a las cartas y de peleas.
Dicho y hecho. Carlos inmediatamente tomó el mando a distancia y encendió el televisor. Salió un hombre, y ninguno de los cuatro entendía sus palabras.
- ¿Quién es ése? -preguntó Carlos a Luis.
- Será político.
- ¡Hala! ¡Político!. ¿No ves que no lleva corbata?.
- Pues mi padre siempre dice que los políticos tiran palabras sin decir nada. ¿No es así Adela? -preguntó a su hermana.
Y la niña dijo "sí", como podía haber dicho "no", porque no sabía quiénes eran los políticos. Y añadió:
- ¡Cámbiala de canal!.

Carlos hizo todos los cambios posibles, y no había dibujos animados en ninguna cadena.
- Mira, toros -afirmó Adela.
- ¡Apágala! -saltó decepcionado Luis-, que a mí no me gustan los toros, porque les hacen sangrar.
Y nada más cesar el ruido del televisor, dijo Adela:
- ¡Descansan hasta las paredes!.
- ¿Qué paredes? -preguntó Carlos, sin entender nada.
- No lo sé. Eso dice mi madre cuando apagamos la televisión.

- Tengo una idea -dijo Luis, como dándose importancia-. ¿Porque no jugamos al parchís?
- Anita, ¿dónde está el parchís? -pidió Carlos a su hermana.
Pero Anita estaba muy enfadada con su hermano desde las palabras poco amables cuando jugaban a las cartas, y no quiso abrir la boca. Sólo hizo una señal con el dedo y, acompañándose de la vista, quiso dar a entender que el parchís estaba encima del armario.

Carlos se subió encima de una silla, pero no alcanzaba.
- ¡La mesa! ¡La mesa! -gritó Adela como si hubiera descubierto algo grande.
Pero, entre los cuatro, uno de cada esquina, no fueron capaces de mover la pesada mesa de nogal de su sitio.
- ¿Porqué harán las mesas tan pesadas? -se lamentó Luis.
- Es que es de madera de nogal.
- ¡Pues habrán metido el nogal entero!.
- ¿Pero qué es un nogal? -pregunto Anita.
- Un árbol que da nueces -se apresuró a responder Luis-. ¿Y por qué no ponemos dos sillas?.
- ¡Qué ocurrencias más tontas! -le reprochó Carlos-. ¿Dónde habrás visto tú una silla sobre otra silla? ¡Eso es imposible!.

- ¡Ya lo tengo! -exclamó Adela, pero para darse importancia no dijo nada hasta que los otros tres dirigieron hacia ella la mirada de forma interrogativa- La silla... y encima los libros.
Vaciaron la estantería, y colocaron los libros en dos columnas sobre la silla.

- El Con-de de Mon-te-cris-to -leyó Adela.
- Déjate de tonterías. No queremos leer, sino ganar altura -cortó Carlos, subiéndose encima a continuación.
Pero los libros se corrieron hacia un lado, y todo se vino al suelo, junto a Carlos, haciendo un gran estruendo.
- ¡El perrito se ha caído, y se ha roto las patas! -se lamentó Adela.
A Anita, de repente, se le pasó el enfado, y se preocupaba por su hermano:
- ¡Carlos! ¡Carlos!.
Carlos se levantó y, ante el susto de los demás, mayor que el suyo, dijo:
- Nada. No ha sido nada.

Entonces vio el perrito de cristal con las dos patas delanteras partidas y, entre agobiado y triste, exclamó:
- ¡Ahora sí que la hemos hecho gorda!.
¡No era para menos! Era el perrito de cristal tan querido por mamá, porque lo trajo de Italia en su viaje de luna de miel. Los cuatro se quedaron callados buscando una solución al problema que de repente les había caído encima.
- ¡Ya lo tengo! -dijo Adela, que era la más despierta de los cuatro-. Al final del paseo hay una clínica canina.
- ¿Y eso qué es? -preguntó Luis.
- Una clínica para perros. ¡Estúpido! ... Que lo ha dicho la señorita en clase -respondió Adela a quien no había agradado el tono de la pregunta.
- ¿Seguro...? -interrogó Carlos, muy interesado en el tema.
- ¡Claro! Si no, no lo diría la señorita en clase.

Carlos sin dar una explicación y sin que nadie entendiera la razón salió rápidamente de la habitación, y volvió de inmediato con los abrigos:
- Son las tres -dijo a la vez que introducía las piezas del perro en una bolsa de plástico de unos grandes almacenes-. Para las cinco, tenemos que estar de vuelta. ¡Vamos!.


Los tres mayores corrían por el parque. Anita no podía seguirlos y gritaba:
- ¡Esperadme! ¡Esperadme!.
Los dos niños la cogieron uno de cada mano, y la llevaban en volandas casi sin que pisara el suelo. Tan deprisa iban, que se llevaron por delante el paraguas abierto de una pobre anciana. Menos mal que ella tuvo reflejos y movilidad suficiente para soltar el paraguas y apartarse a la vez que expresaba su protesta:
- ¡Demonio de chicos!.

Llegaron a la clínica canina y, antes de entrar, escondieron la bolsa donde iba el perrito entre un seto cercano a la entrada. Enseguida encontraron al “doctor”. Pasaba hojas en un libro como si estuviera buscando algo. Carlos tuvo que toser para que los viera.
- ¡Hola! ¿Qué desean?.
Tuvo que hablar Carlos, porque los demás no se atrevían.
- Tenemos un perro que se ha roto dos patas.
- Lo siento. Hoy no tenemos escayola. El pedido llegará mañana. Pero traigan el perro: habrá que ponerle una inyección para evitar la infección hasta que podamos escayolarle.
- Vete a por el perro -dijo Luis a Carlos, mientras el “doctor” se dirigía a la estantería para cambiar el libro por otro.
Carlos, no estaba conforme. Bajo la voz, y dijo:
- ¡Venga, vámonos... rápido!.
- ¿Por qué...?.
- ¿No ves que está loco...? Quiere ponerle una inyección al perro.

Y salieron de allí rápidamente, sin que nadie supiera el motivo de correr.
- ¿Y ahora qué...? ¿Adónde vamos? -preguntó Luis.
- Por el camino -respondió Carlos- he visto un cartel que pone: "Clínica pollina, 100 m.". Tal vez, en la clínica para pollos, tengan escayola.
A toda velocidad, recorrieron el camino hasta encontrar el citado hospital. Una vez dentro, recorrieron salas y más salas sin hallar a nadie. Sólo quedaba una por mirar, y hallaron a un doctor bastante anciano leyendo el periódico. No contestaba a las llamadas, ni movía pata ni oreja. Por ello Anita exclamó:
- ¡Será una estatua!.
Ya iban a irse, cuando el doctor se rascó la cabeza miméticamente.
- ¡Se ha movido! -dijo Adela sorprendida, aunque el tono de sus palabras delataba miedo.
Los niños rodearon al doctor. Carlos, el más atrevido de los cuatro, golpeó el periódico con la mano. El doctor inmediatamente se levantó sobresaltado y, ante la mirada aterrorizada de los niños que instintivamente se cogieron de la mano, se dirigió a la mesa. Allí, abrió un cajón, sacó un gran embudo, porque era rematadamente sordo, y se lo aplicó a la oreja.

- Perdonen. ¡Cómo tengo tan poco trabajo...! Pero, ustedes dirán...
- Hemos visto a la puerta -dijo Carlos, elevando el tono de la voz-, clínica de pollos y...
- No. De pollos no –corrigió el “doctor”-. Clínica pollina... de burros. Y, como actualmente apenas hay burros y menos en la ciudad, no tengo pacientes. Sin embargo no cerraré la clínica, porque ¡como ya soy anciano...! Pero, díganme ustedes, ¿qué desean?.
- ¿Tiene usted escayola? –preguntó Luis, a gritos.
- Sí, escayola, sí. Lo que no tengo es burros. Pero, ¿para qué quieren ustedes la escayola?.
- Para este perrito -dijo Carlos sacando de la bolsa las piezas de cristal.
Al doctor le entró una intensa risa. Esto desconcertó completamente a los niños. Pensaron que aquel “doctor” estaba aún más loco que el anterior. Y, si no se fueron corriendo como en el otro hospital, fue porque el “doctor” tenía al perro entre sus manos... y no hubieran podido marcharse abandonando al perrito.
- A este perrito no le hace ninguna falta escayola -dijo entre risas el “doctor”-, sino pegamento.

Y seguidamente escribió en su talonario una receta que entregó a los niños. Ellos no entendieron aquellas letras tan raras.
- Les anotaré en esta hoja las instrucciones.
- Escriba en cristiano -dijo Luis al ver que no podía dar lectura a los signos de la prescripción.
Al tiempo, Carlos dio un codazo a su primo para que se callara.
Pero, el doctor no oyó las palabras de Luis, porque había dejado sobre la mesa el embudo auricular para escribir con comodidad.
- Eso dice mi padre cuando no puede leer mis escritos del colegio -dijo Luis para explicar sus palabras ante el reproche de su primo.
- Esto -dijo el doctor cuando dejó de escribir- es un pegamento muy fuerte que venden en las droguerías o en las librerías. Echen unas gotas en cada una de las superficies a pegar, y después sujeten la una contra la otra durante treinta segundos. ¡Ah! No lo dejen caer en la ropa ni en ninguna otra parte, sobre todo en su piel, porque es cáustico.
- ¿Y qué es cáustico –preguntó Adela.
- Cállate. Eso qué importa ahora –replico Luis.
Finalmente, el “doctor” les dio la mano, uno por uno, como despedida, y agradeció que se hubieran acordado de aquella clínica, olvidada del mundo, según él.

Cuando estuvieron fuera, dijo Luis:
- ¿Y por qué una clínica pollina es para curar burros...?.
Nadie supo contestar a la pregunta. Y, se encogieron de hombros...
Adela rompió el silencio:
- ¡Es simpático ese doctor!.
- Veterinario -corrigió Carlos. Eso pone en la receta- "Veterinario Colegiado ene cero 4316".
- Ni siquiera le hemos dado las gracias -añadió Adela.
- Ya no tenemos tiempo para volver -manifestó Carlos-. Ahora, debemos buscar una droguería.
- Yo creía que las recetas se despachaban sólo en las farmacias -anotó dudando Luis.
- Si ha dicho en una droguería -replicó Adela-. Es en una droguería.
- ¿Qué es una droguería? -preguntó Luis-. ¿Dónde venden droga?.
- No. ¡Listo! -replicó su hermana-. Donde venden detergentes. Una vez estuve con mamá a comprar jabón para la lavadora. Pero está en el otro extremo de la ciudad.
- ¡Mirad! -anunció Luis-. Allí hay una librería.

"Librería, Buen amigo" se podía leer en un rótulo de fondo rojo con letras blancas.
Entraron en la tienda, y esperaron su turno en la cola de clientes. Había una señora comprando un libro. El librero tenía el mostrador lleno de libros, y meneaba la cabeza cada vez que el cliente pedía otro. - Éste tiene las letras pequeñas y muchas páginas... Éste otro no me gusta, porque es de romanos... Éste me parece bueno, pero no tiene dibujos... ¡Oh, qué portada más horrible!, éste ni lo miro... Éste no lo quiero, porque es de un autor poco conocido.
El librero por fin habló:
- ¡Éste, señora! ¡Éste es el suyo!.
- ¿Waskishotas...? ¡Cómo voy a leerme un libro con un título tan raro! A la próxima semana vuelvo, a ver si ha recibido mejores ejemplares.
Apenas desapareció por la puerta el comprador, el librero se hecho las manos a la cabeza y, sin ser capaz de reprimir sus palabras, soltó lo que no se había atrevido a decir directamente al cliente.
- ¡Mejor que no vuelva, porque no sabe lo que quiere!.

Y luego se dirigió a los niños:
- ¿Qué desean ustedes?.
Carlos, sin palabras, tal vez asustado por el mal genio momentáneo del librero, -aunque el mal humor no iba con ellos- alargó la receta por encima del mostrador aún repleto de libros desordenados.
- Un momento...
Fue a buscar el producto a la trastienda. Enseguida volvió con una cajita, la envolvió en papel, y se la entregaba a los niños con estas palabras:
- Noventa y siete pesetas...
Los niños no se atrevían a coger la caja... ni pronunciaban palabra. Después de unos momentos con la mano extendida, el librero lo entendió todo.
- ¡Ah! No tenéis dinero. ¡Bueno!, no importa. ¡Tomad! Os lo regalo. También yo tengo unos niños de vuestra edad. ¡Hala, hala!, marchad.

Ya en casa, comenzó la operación quirúrgica. Carlos, que hacía de cirujano, se remangó. El perrito estaba sobre la mesa.
- Un momento... -corto Adela.
Y, tomó unas hojas de periódico que colocó sobre la mesa.
- Ha dicho el doctor, que no lo dejemos caer en la ropa ni en ninguna otra parte. Me parece que es lo de “caustico”.
- Veterinario. Veterinario -corrigió Carlos, porque doctor cirujano se sentía él en aquel momento.
Ya había destapado el tubo, pero no echaba.
- Hay que perforar la membrana con una aguja -dijo Adela-. ¡Que sois unos ignorantes! Ni siquiera os habéis leído el “prospecto”.
Como no encontraron una aguja, emplearon la punta de las tijeras.
Carlos había tomado la pata de su izquierda, cuando le cortó Luis:
- ¿Por qué no empiezas por la derecha?.
- ¡Que cosas más tontas dices! ¿Por qué tú no empiezas a escribir por la derecha?.
- ¿Por qué discutís tonterías? -intervino Adela-. Si la pata derecha del perro está a vuestra izquierda, y su izquierda a vuestra derecha.

Carlos, pegó una pata, no sabía ya bien si era la izquierda o era la derecha. Utilizó el mismo sistema que recomendó el veterinario. Puso unas gotas en las dos superficies a pegar y las mantuvo unidas, no treinta segundos, sino casi tres minutos, por si acaso.
- Perfecta. Ha quedado perfecta -dijo Carlos, orgulloso de su trabajo-. Ni se nota.
Para la otra pata siguió el mismo procedimiento, pero cuando el “cirujano jefe quitó la mano”, vieron que había quedado torcida.
- Rómpela otra vez -sugirió Luis.
Pero, el pegamento era tan fuerte que fue imposible hacerlo con la mano.
- ¿Y si lo dejamos caer al suelo... -insinuó Luis.
- ¡Qué bárbaro! -le reprendió Adela-. No seas bruto. Se podría romper hasta la cabeza.
- Asunto concluido -dijo Carlos colocando al perrito en el armario-. Son las cinco y media. Aún nos queda media hora para jugar a las cartas.

Aunque movieron la baraja por la mesa, no jugaron: porque ponían un ojo en el perro, otro en las manecilla del reloj, y los dos oídos en la puerta. Anita era la más despreocupada de los cuatro. Ahora, ni una vez le regaño su hermano por no tirar triunfo, aunque cada vez tirara la carta que acertaba

Por fin llegó la mamá. Todos siguieron con las cartas, como si nada hubiera pasado, menos Anita que no quitaba ojo al perro, y lo señalaba con el dedo.
- ¡Chivata! ¡Chivata! -gritó Carlos.
Pero la mamá ya tenía entre sus manos el perrito de cristal y, mientras acariciaba una de las patas delanteras... la que había sido pegada defectuosamente, pedía una explicación con la mirada.
Y tuvieron que contarle toda la verdad.
La mamá se rió mucho... Era cierto que habían salido de casa sin permiso, pero no podía negarles una buena voluntad enorme...

*********************

lunes, 13 de agosto de 2018

Los antioxidantes aumentan los niveles de frataxina en las células de ataxia de Friedreich, según informes de un estudio

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Jose Marques Lopes ... para "friedreichsataxianews.com" ... (para ver el original, en inglés, pinchar en el enlace "fuente" ... al final del artículo).
(Traducción al español de Miguel-A. Cibrián).

07 de agosto de 2018.


Compuestos antioxidantes específicos y sus derivados han sido capaces de aumentar los niveles de proteína frataxina en células de pacientes con Ataxia de Friedreich, según investigadores de la Universidad Estatal de Arizona, en Tempe.

Su estudio: “Phenothiazine antioxidants increase mitochondrial biogenesis and frataxin levels in Friedreich’s ataxia cells" (Los antioxidantes de fenotiazina aumentan la biogénesis mitocondrial y los niveles de frataxina en células de ataxia de Friedreich)", han sido publicados en la revista 'MedChemComm'.

La Ataxia de Friedreich es causada por una mutación en el gen FXN, lo cual conduce a producción reducida de frataxina, una proteína clave para el correcto funcionamiento de las mitocondrias: centrales energéticas de las células... La deficiencia de frataxina está asociada con la acumulación de hierro en las mitocondrias, mayor sensibilidad al estrés oxidativo, y producción de energía deteriorada.

Las fenotiazinas son una clase de compuestos caracterizados por tres estructuras anulares de carbono e hidrógeno, y con átomos de azufre y nitrógeno. Esta estructura general se ha utilizado en el desarrollo de medicamentos con una amplia gama de propiedades biológicas.

Estudios previos revelaron que el metileno azul (MB), un derivado de la fenotiazina, aumentaba los niveles de frataxina en las células de pacientes con Ataxia de Friedreich.

Tanto el MB, como su compuesto análogo violeta de metileno (MV), son capaces de alterar la producción de energía en las mitocondrias bajo condiciones de enfermedad, y potencialmente podrían suprimir el estrés oxidativo asociado, dijeron los científicos... El trabajo anterior mostró que los derivados de MV también protegían las células contra los eventos dañinos.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que la modificación del metileno violeta podría generar compuestos con propiedades óptimas... Compararon los análogos de metileno azul, descritos anteriormente, con los productos derivados de metileno violeta recién sintetizados.

En los linfoblastos, células inmaduras que pueden convertirse en glóbulos blancos maduros, de pacientes con Ataxia de Friedreich, los análogos de MB con cadenas laterales (unidas a la parte central de la molécula) que contienen de 5 a 13 átomos de carbono (denominados 3a-5a) mostraron un aumento de toxicidad celular... A su vez, los MV y uno de sus análogos también demostraron toxicidad celular después de 48 horas, aunque menos pronunciada que los MB y compuestos relacionados.

Los datos también mostraron que en células de Ataxia de Friedreich con estrés oxidativo, el metileno azul y los análogos con cadenas laterales de carbono más cortas eran más protectores a una concentración más baja que a una concentración más alta... Los compuestos con cadenas más largas mostraron una mejor protección celular... Los efectos protectores en las células derivadas, con los MV, aumentaron con concentraciones más altas y cadenas más largas.

Experimentos posteriores exploraron la capacidad de mejorar la producción de trifosfato de adenosina (ATP), la moneda energética de la célula... El aumento de la generación de ATP, sin producir toxicidad celular, es necesario para el uso terapéutico de cualquier coenzima Q10, antioxidante relacionado, dijeron los investigadores.

Estos compuestos deberían poder unirse a los complejos mitocondriales, parte del proceso de producción de energía, pero no de manera estricta, para no inhibirlos, anotaron los autores.

Los MB y derivados con cadenas laterales de carbono más cortas, así como los MV y sus derivados 3b (cadena lateral de 5 carbonos), redujeron fuertemente los niveles de ATP en concentraciones más altas. El análogo de MB 6a y los derivados de MV 4b y 6b (11-16 cadenas laterales de carbono) aumentaron los niveles de ATP en concentraciones más bajas, pero lo suprimieron en la concentración más alta.

Los investigadores luego encontraron que tanto los MB como los MV aumentaban los niveles de frataxina y la producción celular de mitocondrias en células derivadas de pacientes con Ataxia de Friedreich.

Sus derivados mostraron, en su mayoría, efectos similares, pero con algunas excepciones. El análogo de metileno violeta 4b no fue eficaz en ambas dosis probadas, lo cual, según los autores, "subraya la existencia de pequeñas diferencias estructurales para soportar cambios reales en el potencial beneficio terapéutico"... Además, una exposición de cinco días reveló que los niveles aumentados de frataxina se asociaron con una mejor generación de clústeres hierro-azufre, proteínas que participan en la producción de energía mitocondrial.

Aunque se necesitan estudios futuros para comprender cómo los MB y MV y sus análogos aumentan los niveles de frataxina, los científicos plantearon la hipótesis de que puede implicar restauración de niveles alterados en la producción de proteína, o cambios en el metabolismo de la frataxina.

*****

Aclaración: 'Friedreich's Ataxia News' es estrictamente un sitio web de noticias informativas sobre la enfermedad. No proporciona consejo médico, diagnóstico, ni tratamiento. Su contenido no pretende ser sustituto de la opinión médica... Siempre, busque el asesoramiento de su Dr. ante cualquier cuestión respecto a la salud... Nunca ignore los consejos médicos, o demore en buscarlos debido a algo que haya leído en este sitio web.

Fuente, en inglés: https://friedreichsataxianews.com/2018/08/07/antioxidants-increase-frataxin-levels-friedreichs-ataxia-cells/

******************

sábado, 11 de agosto de 2018

El tratamiento a largo plazo con EPI-743 puede prevenir la progresión de FA en pacientes, muestran los resultados de la fase 2 de un ensayo clínico

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Alice Melão ... para "friedreichsataxianews.com" ... (para ver el original, en inglés, pinchar en el enlace "fuente" ... al final del artículo).
(Traducción al español de Miguel-A. Cibrián).

02 de agosto de 2018.


El uso prolongado de EPI-743 (vatiquinona), una terapia de investigación desarrollada por 'BioElectron', puede mejorar la función neurológica y prevenir la progresión de la enfermedad en pacientes con Ataxia de Friedreich, muestran los resultados de un ensayo clínico de fase 2.

Los datos del ensayo fueron informados en el estudio: “Double-blind, randomized and controlled trial of EPI-743 in Friedreich’s ataxia” (Ensayo a doble ciego, aleatorizado y controlado de EPI-743 en la ataxia de Friedreich), publicado en la revista 'Neurodegenerative Disease Management'.

EPI-743 es una pequeña molécula, para administración por vía oral, que pertenece a la clase de las parabenzoquinonas, que son potentes compuestos antioxidantes... Aunque no se dirige a ningún biomarcador específico de la Ataxia de Friedreich, EPI-743 puede regular la respuesta a encimas clave implicadas en la regulación del estrés oxidativo, la inflamación, y la muerte celular.

En el año 2014, la 'Food and Drug Administration", de U.S.A., otorgó a EPI-743 la designación de medicamento huérfano y el estatus de seguimiento rápido para el tratamiento de la Ataxia de Friedreich. Se espera que estas designaciones apoyen y aceleren su desarrollo clínico y revisión regulatoria.

El ensayo aleatorizado, controlado con placebo, de fase 2 (NCT01728064), evaluó la seguridad y eficacia de EPI-743 como tratamiento para la Ataxia de Friedreich. En el ensayo se inscribió a 63 adultos con la enfermedad genéticamente confirmada, en tres centros de los Estados Unidos: Children's Hospital, de Philadelphia... Universidad de California, en Los Ángeles... y la Universidad del Sur de Florida, en Tampa... Los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir 200 o 400 mg. de EPI-743, en cápsulas, o un placebo tres veces al día.

Después de seis meses de tratamiento, los pacientes del grupo placebo nuevamente fueron aleatorizados para comenzar el tratamiento con 200 o 400 mg. de EPI-743, mientras que los pacientes restantes continuaron tomando sus dosis de EPI-743 previamente asignadas durante otros seis meses adicionales.

Dada la falta de eventos adversos informados respecto a la seguridad en pacientes tratados con la dosis más baja probada, los investigadores extendieron el tratamiento con EPI-743 por un año más en una fase abierta, durante la cual todos los participantes tomaron 400 mg. de EPI-743 tres veces al día.

Se encontró que la terapia de investigación era segura y bien tolerada, sin eventos adversos informados o toxicidad relacionada con el tratamiento. Los eventos adversos más frecuentes fueron deterioro del gusto (disgeusia), aumento de peso e indigestión, todos ellos ocurrieron en menos de cinco pacientes en cualquiera de los grupos de tratamiento durante los dos años... Los datos recopilados al final de los seis meses iniciales no revelaron ninguna diferencia significativa entre los que tomaron EPI-743 o placebo.

El tratamiento, por tanto, no pareció tener un impacto significativo en ninguno de los parámetros clínicos evaluados, incluida la función neurológica medida por la escala de calificación de ataxia de Friedreich (FARS-Neuro), la agudeza visual, la prueba de caminata de 25 pies, la prueba de clavijas de nueve agujeros, o la función cardiaca.

Teniendo en cuenta estos resultados decepcionantes, los investigadores realizaron un nuevo análisis post-hoc, que incluyó sólo pacientes que habían mostrado mejoras de al menos tres y cinco puntos por año en la escala FARS-Neuro. Este umbral es indicativo de lo que generalmente experimentan los pacientes durante uno o dos años de progresión natural de la enfermedad.

Independientemente de la dosis tomada, el 66% de todos los pacientes en EPI-743 experimentaron una mejora de tres puntos o más en los puntajes de la escala FARS-Neuro, frente al 43% de los pacientes en el grupo de placebo. Alrededor del 64% de los pacientes que tomaron 200 mg. de EPI-743 mejoraron en cinco puntos o más en el puntaje FARS-Neuro, en comparación con el 33% en el grupo placebo... Además, significativamente menos pacientes en los grupos EPI-743 experimentaron una disminución de tres puntos en los puntajes de FARS-Neuro que en el grupo placebo durante el mismo período, 5% versus 38%.

Para comprender mejor el efecto a largo plazo de la terapia, los investigadores compararon los resultados obtenidos después de dos años de tratamiento con EPI-743 con datos de una base de datos del historial natural de la enfermedad... Descubrieron que, si bien los pacientes del historial natural tenían una disminución media en el puntaje FARS-Neuro de 4,8 puntos en dos años, los pacientes tratados con EPI-743 tuvieron una mejoría de 1,8 puntos.

Con el apoyo de este hallazgo, los investigadores creen que el tratamiento con EPI-743 está "asociado con una mejoría estadísticamente significativa en la función neurológica y la progresión de la enfermedad", en relación con el curso natural de la Ataxia de Friedreich.

Todavía se necesitan estudios adicionales con periodos más largos controlados con placebo para evaluar mejor el impacto a largo plazo de EPI-743 en el curso de la enfermedad.

*****

Aclaración: 'Friedreich's Ataxia News' es estrictamente un sitio web de noticias informativas sobre la enfermedad. No proporciona consejo médico, diagnóstico, ni tratamiento. Su contenido no pretende ser sustituto de la opinión médica... Siempre, busque el asesoramiento de su Dr. ante cualquier cuestión respecto a la salud... Nunca ignore los consejos médicos, o demore en buscarlos debido a algo que haya leído en este sitio web.

Fuente, en inglés: https://friedreichsataxianews.com/2018/08/02/fa-patients-show-improvements-epi743-phase-trial/

******************