La pagina web de "Ataxia y atáxicos" (información sobre ataxia, sin ánimo de lucro) es: http://www.ataxia-y-ataxicos.es/


lunes, 31 de octubre de 2016

¡Feliz noche de Halloween!

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Miguel-A. Cibrián, paciente de Ataxia de Friedreich, de la provincia de Burgos.

De mis últimos artículos con referencia al Halloween, tanto del titulado 'Cáncer de amor' http://ataxia-y-ataxicos.blogspot.com.es/2016/10/cancer-de-amor-alicia-degado.html, como del recolgado en el grupo de Facebook (escrito hace un año) sobre el origen de la tradición: http://ataxia-y-ataxicos.blogspot.com.es/2015/10/halloween-2015.html, tal vez hayáis entendido que estoy totalmente en contra de la forma actual de la celebración. No... no eso.

Una cosa es que la forma actual de celebración me parezca grotesca, vista desde mi edad y circunstancias de vida, y otra, distinta, que me falte comprensión y descalifique la existencia de tal festejo... Yo también he sido joven, aunque haya pasado muy de puntillas por ese periodo de juventud... y, por supuesto, me apunté a cuanto a priori supusiera diversión. Para mí siempre existió un límite ético: No hacer daño a nadie... Y no creo que pintarse de muerto viviente, tomarse, moderadamente, unos gintonic's, con otros compañeros disfrazados de muertos vivientes, y divertirse berreando hasta quedarse afónicos, tenga nada de censurable.

Yo no iré a una fiesta de Halloween, porque mi tiempo ya pasó. ¡Se me quemó el arroz... y la cazuela! :-) No obstante, a quienes sí asistáis a una de esas fiestas, os deseo: ¡Feliz noche de Halloween!.


Pensado en mi hipotético disfraz para acudir a la fiesta, pienso que me resultaría fácil y barato. ¿Necesitaría disfrazarse de muerto viviente (joder, si ya lo soy) un tipo en silla de ruedas, con cara cadavérica por el frío de la noche, que, como atáxico, le deja "zombi", y con pintas de ausente debido a que no oye... y si intentara hablar, aunque nadie le entendiera, bordaría el papel de alguien regresado del más allá? :-) Tal vez se pudiera mejorar simulando algún vendaje :-) ...

Puntualizando mi anterior pase "de puntillas", creo que, como todo el mundo, pasé por ese tiempo de juventud. Pasar, pasé, aunque haya dejado más vacíos que rellenos... hasta poder afirmar que me estanqué a mitad de la niñez: cinco años en internados... ¡demasiado dócil, callado, disciplinado, y responsable!... y con anomalías físicas que me hacían diferente de los demás... ¡La autoestima demasiado baja... demasiado introvertido...! Ninguna pena. ¡Sólo se vive una vez! Afortunadamente...

********************

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada