La pagina web de "Ataxia y atáxicos" (información sobre ataxia, sin ánimo de lucro) es: http://www.ataxia-y-ataxicos.es/


domingo, 19 de marzo de 2017

8- Burgos - Los Campos del Ferial (vista atrás...vivencias personales)

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Miguel-A. Cibrián), paciente de Ataxia de Friedreich.

Miguel Ángel Cibrián
Capítulos anteriores de esta misma serie:

1- Burgos - El Cid // 2- Burgos - 'Cantar del Mío Cid' (audiolibro) // 3- Burgos - El Cid (película del año 1061) // 4- Burgos - Ciudad // 5- Burgos (Catedral) // 6- Burgos - Mi primera visita a la catedral (el Papamoscas) // 7- Burgos - El Monasterio de Las Huelgas

En un artículo anterior sobre el 'Monasterio de las Huelgas' narraba algunas de mis vivencias en la ciudad de Burgos durante mi etapa estudiantil... decía que::

"El Monasterio estaba cercano a una zona de la ciudad que, durante mi etapa de estudiante interno en el Seminario de San José, recorríamos muy a menudo: Un área donde estaban los campos de fútbol en los cuales jugábamos nuestros campeonatos de liga. Sí... yo también. Formar parte de un equipo era obligatorio... Aunque durante mis últimos cursos, ya no sé qué pintaba yo, atáxico o preatáxico, en pantalón corto, salvo pasar frío en gélido invierno burgalés. ¿Y para qué iba a correr yo detrás de un balón... si nunca le iba a pillar, a no ser que él viniera a mí?.

No obstante, allí, en el Seminario, las normas eran indiscutibles, y no se hacía excepciones... También es cierto que varios de mis companeros, por un motivo o por otro, eran tan malos jugando al fútbol como yo. Y esta ausencia de cualidades futboleras, suele traducirse en un total desinterés por el juego... aunque, por obligación, se esté presente en la cancha, en pantalón corto y con una camiseta de determinados colores... Y tampoco sé explicar por qué tales aparentes anomalías actúan como nexo de intimidad: Quienes no pegábamos pie con bola, formábamos nuestros grupitos de amistades, y los buenos deportistas, los suyos.

Ese área de campos de fútbol, antes mencionado, era bastante concreto: ... ... ... y 'Los Campos de EL Ferial' (parcela hoy ocupada por la Facultad de Ciencias)...


*****

Ignoro cuál era el nombre oficial del lugar... quizás 'San Amaro', porque cerca está la ermita dedicada a tal santo. Pero, para nosotros, eran 'Los Campos del Ferial: Cuatro campos de tierra, con porterías de madera... en los cuales, de puro pateados, no crecía ni la hierba. Además, la estructura del terreno les daba un suelo más duro que el cemento... ni siquiera se embarraban si llovía... Y les dabamos tal nombre, porque la parcela donde estaban ubicados se encontraba al lado de 'El Ferial' (mercado de ganados).

Y los otros tres lados del polígono parcelario eran una extaña vía de tren (sin apenas circulación... quizás no lo sé, fuera un ramal de 'Santander-Mediterráneo'... proyecto que suspendieron antes de ser acabado)... un muro de hormigón de metro y medio de alto (que sevía de contención para las crecidas de las aguas del río Arlanzón)... y la carretera Burgos-Valladolid.

La citada via del tren estaba altisima, pues trascurría sobre dos pasos a distinto nivel: la citada carretera, y el río Arlanzom. Era imposible ascender por aquel alto terraplén, pues estaba repleto de unos raros arbustos con espinas aguileñas de gra tamaño. Aunque sí subí algunas veces: había un único sendero en uno de los extremos.


La foto que adjunto está hecha sobre ese muro, antes citado, de contención de las aguas del río. Yo soy el pequenito de los cuatro... el de las gafas. Yo, atáxico o preatáxico, no podía sobirme a este muro, pero me ayudaban. Los otros chicos corrían sobre él... yo sólo andaba, pero con miedo a perder el equilibrio... A veces descendimos al río a bañarnos descalzos. Las aguas estaban claras, pero había trampa: La descubrimos cuando, inspeccionando río abajo, descubimos la depuradora y las cloacas... una apestosa mierda para niños de pequeños pueblos rurales que ignoraban que tales cosas existieran.

También por la vía del tren hicimos nuestras expediciones, en ambas direcciones. Ellos, los compañeros, caminaban sobre el rail haciendo equilibrio con los brazos... para mí eso era imposible... Incluso, por la vía, atravesamos el puente, hasta un desconocido barrio, a intercambiar novelas en un tienda... Todo esto, salirse de las rutas prestablecidas, estaba tácitamente prohibido... y, si te pillaban, lo menos que podía pasarte era que te echaran una bronca, y lo más, que te expulsaran del Seminario... no había otro término medio.

Por la caretera Valladolid, también nos pasamos varios pueblos (como suena). Llegamos hasta San Mamés... y aún querían seguir hasta otro peblo más. Aquella tarde me cabreé yo. Con el reloj en la mano, les dije que no podíams regresar a tiempo. Se reían de mí. Ellos no se daban cuenta de que yo no podía seguir su ritmo... y, o me daba un patatús en el intento, o iba a llegar más muerto que vivo... Cuando ellos andaban, yo tenía que trotar para ir a su lado. Y si ellos estaban pretendiendo caminar deprisa, yo tendría que regresar corriendo.

Otros apuntes interesantes son que, allí mismo, tras cruzar la mencionada vía, hoy, actualmente se halla 'Universidad de Burgos'. En ese mismo terreno y en aquel tiempo, había un fábrica de quesos: 'Quesos González'... y que sin cruzar la vía del tren, al otro lado de la carretera Burgos-Valladolid, había una gran plaza (sigue allí) y casas muy viejas... una de ellas era un bar, donde comprábamos pipas, chicles y cromos (estaba prohibido... comíamos fuera, pero nada de esto podíamos meter en el Seminario). Las citadas casas viejas ya no existen... Ahora, en su lugar está 'El polideportivo de San Amaro'

El mercado de ganado era los viernes, aunque había varias ferias con fechas inamovibles. Recuerdo una en concreto, por su especialidad, magnitud, y por la época del año en que se celebraba. Seguramente, era la que más jaleo montaba, aunque las transaciones de ganado se hacían por la mañana, aún quedaba gente y ganado por la tarde, era San Martín, 11 de noviembre... y la especialidad era el añadido en compraventa, al vacuno, ovino, y porcino, de ganado mular (mulos, caballos, y burros).

Recuerdo que en dicha fecha, por cuestiones estacionales, entrado el otoño, las hojas de los grandes castaños de indias de ambos lados de la carretera se habían caído, y formaban una tupida alfombra ocre que iba crujiendo ante nuestras pisadas (la limpieza era muy poca: es comprensible, puesto que eran los extraradios de la ciudad, y el suelo era de tierra.

Años mas tarde, 'El Ferial de Ganado' lo traladaron a 'La Milanera'. De aquellas instalaciónes sólo queda la gran oficina bancaria que un su tiempo sirvió, entre otras cosas, para tramitar los pagos de las transaciones de animales (y digo "sirvió", porque ha sido reconvertida en residencia estudiantil). Actualmente, esa actividad de mercado de ganados, en la ciudad de Burgos, ha dejado de existir.

********************

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada