La pagina web de "Ataxia y atáxicos" (información sobre ataxia, sin ánimo de lucro) es: http://www.ataxia-y-ataxicos.es/


lunes, 21 de febrero de 2011

Los ratones y el minino (fábula)

Blog "Ataxia y atáxicos".
(Por Bartolomé Poza Expósito, paciente de Ataxia de Friedreich, natural de Jódar (Jaén), y residente en Barcelona).

Los ratones, desolados,
lloraban dentro del nido:

– ¡Qué triste la vida nuestra!
Vivimos siempre en peligro.
No podemos salir nunca,
sin vernos, ¡ay!, perseguidos.
El minino nos acecha,
como el peor enemigo,
para clavarnos las uñas
y comernos medio vivos.

– Al paso que vamos, pronto,
la raza se habrá extinguido.
Cada día, uno u otro,
cáe víctima del micho.
Ayer, "el rubio", ¡el pobre!
Anteayer, "el pelo fino".
Hoy ha caído "el bigotes".
Mañana, quizás yo mismo.

- Es triste ir sucumbiendo.
Sin remedio estamos fritos.
Yo, con mi padre y mi abuelo,
ya llevo trece perdidos.

– Yo perdí a mi pobre madre,
el hermano de mi tío
–un solterón regordete
que vivía muy tranquilo–,
dos cuñados de mi hermano,
y el pequeño de mis hijos.
Vamos todos enlutados
por culpa de ese mal bicho.

Tan desolados se hallaban,
los perseguidos ratones,
que estrujábanse el cerebro,
pasando en blanco las noches,
buscando a su mal remedio,
si remedio hubiera entonces.

– Matarlo no es posible.

– Peor es no darle muerte,
pues mientras viva, nosotros
sucumbimos lentamente.

– Yo propondría una cosa:
colgarle, si es que se puede,
un cascabel que sonara,
y avisara cuando viene.

– Buena es la idea, mas falta
quién a término la lleve.
Realizarla es tan difícil,
casi, como darle muerte.

– ¡Basta de lamentaciones!
¿De que nos sirve el caletre?
Cavilando, hallaremos
lo que imposible parece.

Los reunidos escuchaban,
todos, muy atentamente.

– En un trozo de embutido
el cascabel meteremos,
y el micho, que es un glotón,
se lo tragará al momento,
sin sospechar que se traga
el peor de los anzuelos.
Y ya estaremos tranquilos.
Acabarán nuestros riesgos,
puesto que si él se acerca,
el cascabel oiremos.

El proyecto realizóse,
como se habían propuesto.
Y la calma renació
entre tantos indefensos.

Quien en peligro se encuentra
dedica todo su tiempo
en cavilar y hallar pronto,
de sus males, el remedio.
Y más tarde o más temprano,
halla premio a sus desvelos
.

Barcelona, noviembre de 2010.
Bartolomé Poza Expósito.
(paciente de Ataxia de Friedreich)
.

Postdata:
Y yo, jodido estoy.
Y sigo sin hallar remedio:
La ataxia, “hija de puta”,
no tiene ni tratamiento.

¡A ver quién le pone el cascabel a “este gato”!.

¿Qué tal meter frataxina
en un trocito de queso?
Es posible que no cure.
¿Puede servir de veneno?
"¡Lo que no mata engorda!".
Eso dice el refranero.

Nota: Por asumir responsabilidades, indicaré que los versos de la postdata no formaban parte del poema: Los cuatro primeros corresponden a una broma, solamente para mí, que me ha gastado Bartolomé al enviarme el original de la fábula para colgarla en el blog. Los seis últimos versos son de mi cosecha... siguiendo la broma :-) Sirva como humor, puesto que hoy no hay sección humorística... a no ser decir que mi padre está viendo la televisión, "Cine de barrio" (en blanco y negro). Y por la tele, Antonio Molina está cantando "Yo soy minero". Y a mí se me ocurre: "Yo... yo soy un jodido atáxico", con el tonillo peculiar del cantante :-)

NOTA 2: Para ir al libro, de acceso gratuito, "Mi pequeño diario", escrito por Bartolomé Poza Expósito, paciente de Ataxia de Friedreich, hacer click en: http://www.miguel-a.es/BPMILI/

********************

4 comentarios:

  1. Bartolomé, mis felicitaciones y un aplauso por tan bonita fábula.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ATENCIIÓN !!!! ¡ENCONTRE UN AYUDA PARA DETENER EL AVANCE DE LA ATAXIA DE FREDERICH! NO CONTIENE EL PELIGROSO HIERRO, ES MUCHO MÁS ECONOMICO QUE LA FRATAXINA Y CON MAYOR EFECTIVIDAD !!!
    Para saber más por favor contactar a: gustavojose.eguiguren@gmail.co​m

    ResponderEliminar
  3. Muy bien, Gustavo, pues ofrecéselo, a los investigadores en FA, y los médicos. Los pacientes no debemos tomar bsolutamente nada que no esté avalado por la ciencia médica.

    Un abrazo,

    Miguel-A.....

    ResponderEliminar