La pagina web de "Ataxia y atáxicos" (información sobre ataxia, sin ánimo de lucro) es: http://www.ataxia-y-ataxicos.es/


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Ajustar los deseos - La zorra y las uvas

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Miguel-A. Cibrián, paciente de Ataxia de Friedreich, de la provincia de Burgos.

Hace días estuve conversando por internet con una persona atáxica (no importa quién era, ni debo escribir su nombre en un lugar de acceso público). Se quejaba de sentir impotencia por no poder, ir por sí misma, aquí, allá, o donde le diera la gana... Por supuesto que la comprendo: Lo he sentido también... me ha agobiado en ocasiones. Ese sentimiento de impotencia me ha costado muchas lágrimas y enojos conmigo mismo y con los demás, porque no podían estar siempre pendientes de mí...

Hoy en ese sentido estoy más equilibrado. Con el paso de tiempo, y a causa de los palos que da la vida, se aprenden muchas cosas. A vivir se aprende viviendo... también malviviendo :-) . Si bien, nunca se es capaz de poner totalmente en práctica tales aprendizajes otorgados por la experiencia vital... Los atáxicos progresivos parecemos un globo que, por algún poro, van desinflándose lentamente, sin poder taponarse el pequeño agujero. De nada sirve acostumbrase a la baja presión de cierto momento, porque la presión del globo seguirá bajando. No explota... sino que, de forma progresiva, se va quedando sin aire.

Y en esos momentos de sentimientos de impotencia, nos resbalan consejos y explicaciones. Todo ser humano es limitado, se nos dirá, y depende de los demás. Sin embargo, eso no nos dice nada... Puesto que, aparte de nuestra progresión atáxica, medimos nuestras capacidades con respecto a lo sobreentendido como normalidad... Verdad a medias, porque eso no existe. Las capacidades son personales y diferenciadas por aspectos. Se puede, por ejemplo, tener una belleza escultural, y menos cabeza que un pájaro loco. Nadie es perfecto.

Así, a bote pronto, he contestado a esta persona que trate de no desear lo que no le resulta posible. Al fin al cabo, dicen que ahí está la clave de la felicidad: conformarse con lo que se tiene, y no inquietarse en demasía por lo que a uno le falta... Es fácil de decir, y complicadísimo de llevar a la práctica. A lo sumo, vamos aceptando, por partes, esta simple teoría, pero en su totalidad parece una antítesis de las normales aspiraciones humanas... Y, por más explicaciones que le he dado, he sentido que esta persona pensaba de mí que le estaba tomando el pelo.


Para mi moderación, forzada, en este punto, me ha sido muy útil la fábula de 'la zorra y las uvas'. Varios fabulistas han versionado esta composición poética. La versión que he pegado (arriba) es obra de Samaniego. Si bien, la primera versión de la que se tiene conocimiento, pertenece a Esopo: ya en el año 600 antes de Cristo... La moraleja queda bien clara: Ya lo sabes, Fabio/a (o como te llames), "no te muestres impaciente si se te frustara algún intento: aplica bien el cuento, y di: No están maduras".

Rubrico la idea con unos bellos versos de Jose María Pemán:


Sabía haber mencionado algo de este tema en alguno de mis anteriores escritos. ¿Pero dónde...? Por fin lo he hallado. El texto es demasiado largo. Lo colgaré en el blog dividido en dos partes. Tres, contando la de hoy.

(Continuará).

********************

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada