La pagina web de "Ataxia y atáxicos" (información sobre ataxia, sin ánimo de lucro) es: http://www.ataxia-y-ataxicos.es/


miércoles, 20 de mayo de 2015

Ataxia de Friedreich - Eterna juventud

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Jessica Hamz ... para "newscientist.com" ... (ver original, sólo texto, en inglés, en el enlace "fuente" ... al final del artículo).
(Traducción al español de Miguel-A. Cibrián).

Píldora súper protectora, de grasa intensa, puede ser clave para la eterna juventud

El fortalecimiento de las células con una dosis de grasa intensa puede ser la clave para curar enfermedades degenerativas. Y podría ayudar a detener el efecto del paso de los años

13 de mayo del 2015.

¿Podría ayudar a mantenerse joven una cápsula de color naranja brillante de grasa modificada? Por primera vez, el próximo mes, las grasas destinadas a reforzar nuestras células contra el daño relacionado con el envejecimiento estarán en un ensayo clínico. Los participantes tienen una enfermedad genética rara, pero si el tratamiento funcionara para ellos, podría eventualmente ayudar a la gente, en general, a vivir más jóvenes, dicen los científicos relacionados con este trabajo.

Mikhail Shchepinov, director de 'Retrotope', una compañía biotecnológica con sede en Los Altos, California, quiere eventualmente ralentizar el proceso de envejecimiento. Sin embargo, está comenzando con un problema relacionado: el tratamiento de trastorno hereditario del movimiento, la Ataxia de Friedreich... que comparte mecanismo similar con el envejecimiento. Ambos están causados, en parte, por un ataque molecular en nuestras células.

La idea de Shchepinov es contrarrestar este asalto al reforzar las defensas de nuestras células, retardando la progresión de esta enfermedad incurable. Si funciona, puede demostrar también que el enfoque es adecuado para la lucha contra el envejecimiento.


El daño que quiere abordar es causado por las moléculas, llamadas radicales libres, hecho cuando nuestras células metabolizan. Los radicales libres tienen electrones no apareados que tratan desesperadamente de encontrar pareja arrancando electrones de otras moléculas. Esto desencadena una reacción en cadena, puesto que el átomo despojado de pareja, luego, hace lo mismo con su vecino.

Esta reacción en cadena es particularmente peligrosa para los ácidos grasos que forman nuestras membranas celulares. "Se queman como la pólvora, hasta cientos de miles están dañados", dice Shchepinov. Las proteínas y el ADN también salen malparados. El bloqueo de la reacción debiera evitar el daño, no obstante, Shchepinov tiene una idea diferente:

Él reconoce que podemos proteger nuestras células de los radicales libres, simplemente mediante el fortalecimiento de lazos entre las moléculas que componen las membranas de nuestras células. Esto se puede hacer mediante el canje de hidrógeno en los ácidos grasos de una forma distinta, conocida como deuterio. Debido a que el deuterio tiene un neutrón extra, que es más pesado que el hidrógeno y forma lazos más fuertes.

Introduciendo la pastilla de grasa modificada:

La idea es que la sustitución de algunas de las grasas, que normalmente comemos, por grasas modificadas, más fuertes, en forma de píldora, debe permitirnos construir células más fuertes. Para probar la idea, Shchepinov y sus colegas han desarrollado versiones intensas de un ácido graso, omega-6, poliinsaturadas. "No es un nutriente: es un nuevo producto químico diferente de las grasas de la dieta", dice Robert Molinari, bioquímico que dirige el ensayo clínico. El enfoque funciona en cultivos de levadura: muestras que metabolizan las grasas intensas parecen ser hasta 150 veces más resistentes al estrés oxidativo causado por los radicales libres.

El siguiente paso es ver si la grasa intensa puede retardar la progresión de la Ataxia de Friedreich. Ésta es causada por daño de los radicales libres a los nervios responsables del movimiento, y, por lo general, con el paso del tiempo, lleva a necesidad de utilización de silla de ruedas. "La idea tiene sentido", dice Corinne Spickett, de la Universidad Aston, en Birmingham, Reino Unido. "La química subyacente es del todo correcta: las grasas son teóricamente menos susceptibles a los ataques de los radicales libres", dice.

El equipo va a controlar si las dosis de grasa intensa son bien toleradas por 18 personas afectadas con Ataxia de Friedreich. No esperan problemas: incluso si cada membrana celular modificara sus ácidos grasos, la cantidad total de deuterio en el cuerpo todavía sería alrededor de cuatro veces menor que una dosis peligrosa.

Al principio, a cada voluntario se le dará dos tabletas de 1 gramo de grasa intensa por día. "Parece que una píldora de aceite de pescado", dice Molinari. Después de una pausa, la dosis se intensificará, tomando cinco tabletas, dos veces al día. Debido a que las grasas intensas necesitan sobrepasar a las grasas normalmente recibidas en nuestros alimentos, los voluntarios serán colocados en una dieta especial: "Puede tener aceite de oliva y grasas saturadas, pero no ácidos grasos poliinsaturados", dice Shchepinov.

Revertir el daño:

Molinari espera que el tratamiento no sólo pueda detener la progresión de la enfermedad, sino también mejorar los síntomas de los afectados. Mediante reemplazo de ácidos grasos celulares por otros más fuertes, existe la posibilidad de rescatar a los nervios que están enfermos, pero no a los muertos. "Es posible un grado de reversión del daño", dice. "Vemos mejoras en experimentos celulares, pero no podemos saber acerca de los efectos en personas hasta que hagamos el ensayo".

Aunque será necesario un ensayo posterior, más amplio, para determinar cualquier efecto sobre los síntomas, el equipo está esperando a ver algunos indicios durante el estudio de seguridad. "En principio, algunos efectos beneficiosos de las grasas intensas se han visto en cultivos celulares y en roedores", dice Spickett. "Pero, el que esto sea extrapolable a seres humanos, tendremos que verlo".

En teoría, las grasas intensas también podrían ser útiles en otras enfermedades donde están implicados los radicales libres, como el Parkinson. Hace unos años, Shchepinov y sus colegas, de la Universidad de Arkansas, y del Instituto de Investigación Scripps, en California, encontraron que una dieta rica en grasas intensas ayudaba contra los estragos equivalentes en ratones modelo de la enfermedad de Parkinson.

Fuente original, en inglés: http://www.newscientist.com/article/mg22630214.900-pill-of-superprotective-heavy-fat-may-be-key-to-eternal-youth.html#.VVe06xvvp1u


********************

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada