La pagina web de "Ataxia y atáxicos" (información sobre ataxia, sin ánimo de lucro) es: http://www.ataxia-y-ataxicos.es/


domingo, 25 de julio de 2010

El águila y la zorra

Blog "Ataxia y atáxicos".

Por Bartolomé Poza Expósito, paciente de Ataxia de Friedreich, residente en Barcelona.

NOTA: Para ir al libro, de acceso gratuito, "Mi pequeño diario", escrito por Bartolomé Poza Expósito, paciente de Ataxia de Friedreich, hacer click en:
http://www.miguel-a.es/BPMILI/

********************

Estaba cansada el águila
de siempre comer lo mismo,
cuando hallóse con la zorra,
y, al momento, así le dijo:

“¡Qué suerte tenéis vosotros
que de pelo vais vestidos,
pues coméis cuanto os place!
¡Eso está magnífico!
No os faltan buenos dientes,
ni un par de brazos fornidos,
para guisar, de mil modos,
lo que os pide el apetito.
Nosotras, gente de pluma,
de brazos, ¡ay!, carecemos;
pico tenemos, y gracias,
para un guisote mal hecho.
Créeme, amiga zorra,
comer así, es un tormento.
Siempre, siempre, igual pitanza.
no nos queda otro remedio”
.

La raposa contestó:
“Cuanto tú dices es cierto.
A mí ver, razón te sobra.
De veras, te compadezco.
Y en vista de ello, te invito
a compartir mi alimento,
si es que te gusta la sopa”
.

- “¿Sí me gusta? ¡Ya lo creo!
Hace tanto tiempo que no cómo,
que su sabor no recuerdo"
.

“Mejor que mejor, amiga.
Yo tengo un puchero lleno.
¿Vamos? A comer te invito”
.

- “Por supuesto. Acepto.
Gracias. Mi barriga
saldrá de pena con ello”
.

Así que las dos llegaron
al hogar de la raposa,
ésta preparó la mesa
sobre una amplia roca,
sin mantel, ni servilletas,
ni vajilla, ni cubiertos.

Vació en la roca llana
el puchero de la sopa,
-una sopa más que clara,
pero, en cambio, muy sabrosa–.
Ante tales circunstancias,
–roca llana y sopa acuosa–,
la invitada se quedó
sin poder probar ni gota,
puesto que su pico no era
una cuchara muy propia.

Entre tanto, con su astucia,
se tragó, la anfitriona,
en un cerrar y abrir de ojos,
todo el puchero de sopa.

Al cabo de una semana,
nuevamente se encontraron,
y la zorra, muy burlona,
preguntó con desparpajo:

- “¡Hola, querida amiga!
¿Todo va bien? ¿Cómo vamos?
¡La sopa del otro día
dicen que te gustó tanto!"
.

“Ya lo creo –contestóle–.
Precisamente es el caso
que ahora voy a unas bodas
muy lucidas, de alto rango,
en que darán, según dicen,
sopa igual, de primer plato.
Si quieres venir, te invito
.

“¿De veras? ¿Y puedo ir
sin tarjeta de invitado?
Y ¿dónde serán las bodas?”
.

“¿Ves las nubes? Pues más alto”.

“Subir allá yo no puedo”.

“Sí, mujer, sí puedes. ¡Claro!
Monta a mi espalda.
De subirte yo me encargo"
.

Y la zorra, diligente,
siguió todo lo ordenado.
El águila emprendió el vuelo
con verdadero entusiasmo,
siempre arriba... más arriba...
hasta el momento ansiado,
en que, con un gesto brusco,
echó a la zorra al espacio,
y el cuerpo de la raposa
reventó contra un peñasco.

Las burlas, si son pesadas,
se pagan tarde o temprano
.

********************

Sección "PowerPoint del día":

Para visionar y/o guardar el archivo PowerPoint, hacer click en:
En el supermercado.

********************

1 comentario: